15Ene
2016
Escrito a las 12:08 pm

Artículo publicado en el semanal Ahora el 15 de Enero.

“A pesar de que la situación política es de una complejidad endiablada, hay razones serias para buscar una fórmula de gobierno viable y estable”.
“El esfuerzo para no recurrir de nuevo a las urnas es exigible a los partidos con experiencia de gobierno contrastada —PP y PSOE—, pero también a Ciudadanos y a Podemos”.
“Cualquiera de las hipotéticas salidas parecen inalcanzables a primera vista. Pero no hay que tirar la toalla”.
“Tras la primera votación de investidura, de la que Rajoy saldrá derrotado […] empezará en serio la cuenta atrás con la apertura un periodo de dos meses para encontrar una solución. Y dos meses en política es mucho tiempo”.

Foto: AHORA / Álvaro Valiño

Foto: AHORA / Álvaro Valiño

Rajoy, un obstáculo insalvable.
“Rajoy es un obstáculo prácticamente insalvable para que su partido logre un acuerdo con otras fuerzas. Hasta el momento, ni él ni el PP se plantean dar ese paso, pero a medida que transcurran las semanas preveo que habrá voces dentro y fuera de su partido que le inviten a reflexionar”.

Podemos y Ciudadanos tendrán que actuar con coherencia y responsabilidad.
“Pablo Iglesias y Albert Rivera también pueden contribuir a la gobernabilidad, dadas las circunstancias. A ambos les convendría ser más coherentes. Se presentaron como los campeones de una supuesta “nueva política” basada en el diálogo en vez de en la confrontación desde trincheras inamovibles, y ahora no pueden dedicarse a establecer barreras infranqueables”.

“Hay que encontrar pronto una vía de salida a este laberinto”.
“En mi opinión, hay que abordar como mínimo tres temas imprescindibles”.

  • “Comenzando por lo que es más urgente además de importante, se necesita definir una línea clara de actuación respecto a Cataluña”.
  • “Para ello, y en segundo lugar, el Parlamento está llamado a encauzar sin demora el debate sobre la reforma de la Constitución”.
  • “Una izquierda y una derecha modernas, comprometidas con la democracia y el Estado de derecho, pueden llegar a puntos de encuentro en torno a ellos sin traicionar su identidad política y sus principios”.

Las mayores dificultades: el modelo territorial y las personas.
“Las mayores dificultades para el acuerdo, ya se trate de un acuerdo de gobierno o de un apoyo parlamentario sobre esos grandes temas, estriban por un lado en el modelo territorial y por otro en las personas. Quien quiera cambiar el modelo de Estado previsto en la Constitución sin pasar por el procedimiento previsto para su reforma no puede formar parte de la solución. Se estará autoexcluyendo y deberá asumir su responsabilidad”.

Dejar un comentario

*