Mi entrevista publicada el viernes 24 de junio en AHORA

¿Qué le ha parecido el Brexit?

Una malísima noticia. Los británicos han decidido democráticamente, sin duda, pero creo que las consecuencias negativas de su decisión van a pesar sobre sus espaldas durante muchos años. En términos de aislamiento, pero también sufriendo un proceso de endogamia que no les va a abrir caminos de cara al futuro.

20160627 Ahorasemanal Brexit

Imagen: Ahorasemanal.com

También es una mala noticia para el resto de los europeos y para quienes apoyamos el proceso de integración como la vía más eficaz –aunque difícil- para avanzar hacia un futuro mejor sin poner en riesgo lo conseguido. La Unión Europea ha contribuido de manera sustancial a la paz, a la consolidación de la democracia, a la expansión de las libertades, al progreso económico y a la mejora de las oportunidades para los sectores más débiles de nuestra sociedad. Quien olvide esto, comete un grave error.

¿Qué impacto va a tener en Reino Unido, la UE y en España?

Los nuevos gobernantes del Reino Unido, es decir el sector anti-UE del partido conservador, tienen que optar en los próximos meses por la relación que quieran proponer a la Unión Europea a partir de su salida del proyecto común. En función de cual sea su decisión, podrán mantener parte de las ventajas de formar parte del mercado único –a cambio de acatar las decisiones de la UE- o avanzar por un camino alternativo, que les permitirá ejercer plenamente su soberanía, pero cuyas consecuencias serán muy negativas para ellos.

La UE y España pueden perfectamente hacer frente al impacto negativo que el Brexit pueda tener en el ámbito económico. Los costes económicos del 23-J los van a pagar los propios británicos más que ningún otro país. En nuestro caso, si apostamos por soluciones europeas y no estrictamente nacionales, evitaremos los escenarios más pesimistas y saldremos adelante.

¿Qué cree que habría que hacer ahora?

En la UE, y en España como miembros de la Unión, tenemos que defender nuestros intereses en la negociación con los británicos sin ablandar nuestras posiciones ni abandonar nuestros principios. Seguir manteniendo relaciones con el Reino Unido no significa en absoluto ceder ante sus pretensiones, una vez que se han ido de la UE. Y junto a ello necesitamos poner en valor ante la opinión pública europea las ventajas de avanzar unidos, saliendo al paso con firmeza ante quienes sugieran la marcha atrás en el proceso de integración.

Dejar un comentario

*